Antonio Narváez, alcalde de Churriana de la Vega, ha puesto en valor la gestión del equipo de gobierno en el primer año de mandato tras las pasadas elecciones municipales de mayo de 2019. “Han sido meses de intenso trabajo marcados por la excepcionalidad de la pandemia del coronavirus, pese a la que hemos dado grandes pasos en proyectos recogidos en nuestro programa de gobierno”, ha apuntado el regidor, que eleva en torno al 50% el número de medidas desarrolladas.

El reto de estos primeros doce meses ha sido sin duda afrontar la crisis del covid-19 y sus efectos sanitarios y económicos. Desde la declaración del estado de alarma, “en Churriana se ha ampliado la asistencia social, y se ha repartido material de protección entre los vecinos y las empresas locales que han ido abriendo sus puertas conforme avanzaba la desescalada”. Además, el ayuntamiento ha realizado test al personal municipal de riesgo, “sin que afortunadamente se haya conocido ningún caso positivo”.

“Lo social ha sido una prioridad fundamental” afirma el alcalde, que valora el refuerzo del servicio de ayuda a domicilio, con más de 200 usuarios, ejemplar durante la gestión del covid-19, el impulso del voluntariado y el acompañamiento a los mayores o el proyecto socioeducativo con los estudiantes del IES Federico García Lorca. La crisis sanitaria y económica ha requerido un esfuerzo importante, “canalizado a través de la Obra Social y con la generosa aportación de los vecinos de Churriana, que han respondido a esta situación dando una magnífica lección de solidaridad”.

Entre los proyectos más destacados para este mandato está la rehabilitación de los baños árabes de Churriana, los mejor conservados de la provincia, y cuyo proyecto se remitirá próximamente a la Comisión de Cultura de la Junta de Andalucía para dar luz verde al proceso que llevará al inicio de las obras. “Pronto podremos disfrutar de este Bien de Interés Cultural, que data de los siglos XIII-XV, para que esté a disposición de la ciudadanía.”

La llegada del tranvía metropolitano a Churriana también está más cerca gracias al empeño del gobierno de Juanma Moreno y su voluntad de que esta infraestructura se amplíe facilitando el transporte limpio y eficiente de los vecinos del área metropolitana. “Nuestro término municipal se encuentra a escasos 300 metros de la última parada de Armilla, estamos a la espera de la definición del plan de movilidad y el proyecto de ampliación que se elija finalmente”, apunta el alcalde, que añade que avanzar hacia Churriana “sería la actuación más sensata y rápida y permitiría la continuación del metro hacia otras localidades vecinas para llegar a más de 35.000 personas”.

Entre otros proyectos futuros está el impulso de una nueva ciudad deportiva, con el consenso del resto de grupos políticos, “ya que necesitamos más espacio, nuevas instalaciones y zonas de aparcamiento para ofrecer el mejor servicio”. También está en marcha la remodelación del parque de la Paz, que se llevará a cabo con cargo a los fondos EDUSI, y la nueva sede de los servicios sociales, “para poner a disposición de los vecinos las instalaciones adecuadas a la gran labor que realizan nuestros profesionales”.